Aborto y políticas públicas

Con este mismo título el Instituto de Estudios del Capital Social de la Universidad Abat Oliba, dirigido por Josep Miró i Ardèvol, publicó hace poco más de diez años, en el 2008, un estudio dirigido a evaluar el impacto del aborto sobre la población, los ingresos del estado y la Seguridad Social.

El periodo estudiado era 1985-2006 y, descontada la mortalidad, la pérdida de población directa y la inducida por esta reducción era de 1,3 millones de personas para el 2020, 1,9 en el 2040 y 2,5 millones en 2060. Así mismo se proyectaba los efectos para el período 2007-2020. El agregado de ambos periodos señalaba que para el 2020 la pérdida sería de 4 millones de habitantes, 5,2 para el 2040, y 7,9 para el 2060. Estas cifras situaban el impacto negativo central del aborto sobre la población española, y representaba para los escenarios INE 2005, una pérdida media para el 2020 del 8%, y de entre el 13% y el 17,5% para el 2060. La magnitud del impacto queda fuera de toda duda.

Un gran impacto sobre la población activa

El resultado sobre la población activa para aquellos tres años, 2020, 2040 y 2060, era respectivamente de casi un millón de personas, 4,1 millones y 5,5 millones, respectivamente. Para la población ocupada. las cifras eran de 640 mil, 2,9 millones y 3,9 millones Perder un millón de activos, cuatro y más de cinco, en una sociedad que se está hundiendo demográficamente es un suicidio. Pero nadie parece estar interesado por la cuestión.

El aborto, tal como está planteado no solo es una grave cuestión moral, porque la ley necesita que desaparezca el ser humano engendrado de toda consideración jurídica, sino que es un hachazo insoportable al Estado del bienestar. Quien crea que con las actuales tasas de aborto por el número de mujeres fértiles es compatible con la sostenibilidad del bienestar, o quiere ignorar los hechos o es un irresponsable.

El golpe sobre las pensiones

El impacto económico es obvio. Considerando solo los abortos realizados en el 2006, el valor de las pérdidas futuras a la Seguridad Social seria de 14.000 millones de euros, equivalentes al 44% del Fondo de Reserva de aquel mismo año. En otros términos, en el aborto radica una causa inmediata y directa de la insuficiencia del sistema de pensiones de España.

A ello deberíamos añadir las pérdidas ocasionadas en los ingresos del Estado en términos de IRPF e IVA, con lo cual el impacto económico se multiplicaría.

Negar que el aborto posee un impacto decisivo y negativo en las cuentas del Estado, y es el gran agujero del sistema de bienestar, que crece con el paso del tiempo, es un absurdo. Otra cosa es que se desee mantener a capa y espada su dimensión extraordinaria. Una buena política pública sería aquella que tendiera a reducirlo e incentivara el nacimiento de los ahora abortados. Esto sería lo moralmente bueno, y además un excelente negocio para los españoles.

¿Te ha interesado esta información? Ayúdanos a que podamos seguir contribuyendo a la verdad y a los hechos. Evita que la dictadura de lo “políticamente correcto se imponga”. Ahora llegamos a más de 140.000 lectores. Ayúdanos a mantenernos y a crecer con una suscripción de apoyo. Pincha aquí

Fuente: Forum Libertas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s